martes, 24 de junio de 2014

II Universidad de Verano Campus de Cebada




Hace 4 años que el barrio de La Latina convive con un espacio singular: El Campo de Cebada. Un solar de 2.500m2 fruto de la demolición de la única piscina pública municipal del Distrito Centro. Vecinas y vecinos fomentan el uso temporal del solar –reivindicando también la piscina– convirtiéndolo en una plaza, un cine, un teatro, un taller, un campo deportivo. Todo a la vez. El Campo de Cebada ha profundizado en múltiples relaciones sociales a través de cientos de actividades e iniciativas.

La implicación de colectivos, entidades, asociaciones y personas de las más diferentes procedencias e ideas le han convertido en un espacio de referencia que traspasa los límites del barrio, el distrito, la ciudad, la comunidad.

Continuando con el trabajo desarrollado, los días 27, 28 y 29 de junio tendrá lugar la:

II UNIVERSIDAD POPULAR DE VERANO | CAMPUS DE CEBADA

Desde le viernes 27 hasta el domingo 29 de julio, más de treinta propuestas de autoformación se sucederán en El Campo de Cebada (metro La Latina). Continuando con la propuesta del Colectivo C4C hace un año, este fin de semana tendrá lugar la segunda edición de la Universidad Popular de Verano: clases, charlas, talleres, ponencias y debates abiertos y gratuitos de propuestas por y para las vecinas y vecinos.

El espacio se transforma en «campus»: “campus como espacio-tiempo que dedicamos en El Campo de Cebada a crear y compartir conocimiento, a hacer del espacio un laboratorio y por qué no, una escuela, una universidad, un colegio, un taller, un campus. Autoformación como una de las formas que multidefinen este espacio ecléctico y cambiante. Todas las personas somos intersecciones y engranajes en el fluir constante del conocimiento. El Campo de Cebada -ahora Campus- es un laboratorio continuo de procesos replicables, de conocimientos heredados y transmisibles.”, explican en la web www.campodecebada.org.

Los temas a tratar este año engloban temas diversos y dispares pero que tienen en común la voluntad de compartir iniciativas de empoderamiento personal y autonomía colectiva. El campus se inaugurará el viernes por la noche con una charla sobre modelos de formación y modos compartir conocimiento y la proyección del documental ‘Las Misiones Pedagógicas’, sobre las escuelas itinerantes durante la II República.

Durante el fin de semana se sucederán intervenciones de 40 minutos entre las que destacan varios bloques temáticos: comunicación de guerrilla y herramientas de propiedad intelectual para comunicadores; urbanismo, desde donde se cuestionarán políticas que afectan a la ciudad como el Plan General de Ordenamiento Urbano, los despilfarros en infraestructuras ligadas a la cultura y nuevas formas de intervención vecinal; relaciones entre arte, política y otras formas de intervención en la agenda pública; laboratorios urbanos y ciencia ciudadana, etcétera.

Con esta iniciativa se pretende mostrar que hay otras posibilidades para formarse y compartir conocimiento donde todas y todos podemos ser a la vez profesores y alumnos. Autoformación participativa en donde intervienen profesores y expertos pero sobre todo vecinos que colaboran desinteresadamente. El compromiso con el derecho a la educación es, además, uno de los signos de los espacios urbanos autogestionados en Madrid.


CAMBIAMOS ENTRE TODAS PARA CAMBIAR EL MUNDO

viernes, 13 de junio de 2014

3ª Muestra de CineCebada


Por tercer año consecutivo, El Campo de Cebada, un espacio único en el centro de Madrid, autogestionado por vecinos y diversos colectivos, organiza su Festival de verano CineCebada. Proponemos una programación ecléctica y variada, pero con un denominador común: despertar emociones y cultivar el amor por el séptimo arte. Cada sesión la componen un cortometraje y un largo que, o bien tienen una temática afín, o comparten algún tipo de vínculo.

"Muestra Frutos de Esperanza. Cine y Agricultura Familiar" en Ecuador



El Centro Andino para la Formación de Líderes Sociales, Flacso Cine, la Cinemateca Nacional de la Casa de la Cultura, con el apoyo de la REAF capitulo Ecuador y del Foro Rural Mundial.



Invitan a Usted(es) a la inauguración de la muestra:

Frutos de Esperanza. Cine y Agricultura Familiar

    

Se proyectará documentales y cortometrajes actuales sobre las potencialidades y desafíos de la Agricultura Familiar Campesina, Comunitaria en Ecuador, Perú y otros países del mundo.



El Cine Foro contará con la presencia de actores sociales, agricultoras/res y los directores de los documentales.



Inauguración: Martes 17 de junio de 2014, 17:30



Muestra desde el martes 17 hasta el viernes 20 de junio

Entrada gratuita hasta agotar aforo.



FLACSO CINE

Calle San Salvador E7-42 y La Pradera, Edificio Biblioteca FLACSO, Primer Piso



Programación y horarios en



1280 Almas "Soledad criminal"

Petrona Martínez - Gerardo Varela "La vida vale la pena"

viernes, 6 de junio de 2014

Romper el cortoplacismo para rescatar la Cultura


Artículo publicado en La Marea el pasado lunes en colaboración con Yolanda Agudo López Yolanda Agudo López

Se prodigan los debates sobre la cultura y su gestión, es el tema central de la última edición en papel de esta revista. Lo que caracteriza a la mayoría de los que plantean alternativas es su fijación casi exclusiva por lo propio ¿qué hay de lo mío? y lo preocupante es que la discusión suele estar monopolizada por los gurús culturales-institucionales que la han gestionado en las últimas décadas con poca autocrítica y menos reflexión.
Rubén Martínez investigador cultural, acierta al afirmar “no existe ninguna cosa que podamos denominar economía de la cultura del mismo modo que no hay un espacio abstracto al cual podamos denominar “economía”. Lo que sí existe es la economía política de la cultura” una parte del debate en el que pocos participan. La gestión cultural no es una cuestión económica, como tampoco lo es la gestión de la sanidad, la educación o la dependencia. Es una gestión política.

En Lógica de la abundancia  el profesor Juan Urrutia  manifestaba hace años que los recursos existen, son los gobiernos los que políticamente deciden como se utilizan. Cuando un gobierno nacional o regional apuesta por los toros mientras cierra o privatiza un centro cultural o una biblioteca está tomando decisiones políticas. Igual que cuando se refinancia la banca, se recorta en educación o se promueve el copago farmacéutico.  El debate cultural suele obviar a los creadores -personas que aportan lo más íntimo y personal con sus creaciones- y al público. Lo normal es que sean catalogados como números en estadísticas para desarrollar una narrativa favorable a las grandes industrias que nada tienen que ver con la cultura y mucho con el entretenimiento.

Sin entrar a analizar el papel del arte y los artistas en la actual sociedad en red, y en redes, parece incuestionable que el modelo cultural se está transformando. Prima la colaboración entre los participantes -desde el creador al público pasando por productores y gestores- como alternativa al modelo competitivo habitual. Cada cual aporta lo que mejor conoce para desarrollar propuestas en común.
Trabajos más artesanales, y por lo tanto más personales, con una identidad propia que identifica a sus creadores y desarrolla relocalizaciones –otra evidencia de la sociedad red. Partir de espacios propios donde los saberes nacen y se despliegan, creciendo y mutando en múltiples espacios, unos más comunes y otros no tanto.
Es sustancial avistar lo anterior a la hora de propiciar caminos, rutas, espacios, puntos de encuentro. Transformación que tiene mucho que ver con la feminidad de la cultura. Desde tiempos pretéritos han sido las responsables de la creación, la transmisión y la difusión cultural. Una realidad silenciada durante siglos. La metamorfosis actual tiene mucho que ver con ello al evidenciar lo que se ocultaba. Aunque en la mayoría de los grandes foros, patrocinados por marcas e instituciones, las siguen relegando a un papel secundario, el día a día muestra justamente lo contrario. El cambio actual de paradigma es una cuestión de género, ellas están abriendo caminos y recorridos, aunque muchos no quieran verlo.
Llegados a este punto es preciso recordar que el estado tiene el mandato constitucional (art. 44.1) de garantizar a todos el acceso a la cultura, ni debe, ni puede hacer dejación de ello. Una política de estado que no debe estar basada en el cortoplacismo como ocurre desde hace décadas. Nuestra política cultural está marcada por la temporalidad (periodos legislativos, elecciones…). Alguien la denominó como la tiranía del presente, al priorizar la obtención de beneficios rápidos, impidiendo cohesionar proyectos en marcha, disipando el futuro. Si no queremos renunciar definitivamente a él se debe cambiar totalmente dicho modelo por otro más acorde con los tiempos y con lo relatado anteriormente.
Soluciones que no pueden centrarse en la aprobación o no de la Ley de Mecenazgo, que cada vez parece más evidente que nunca va a producir. Es significativo que desde la restauración democrática ningún gobierno haya planteado una Ley General de la Cultura huyendo de la temporalidad  y garantizando con ello su desarrollo a medio y largo plazo. Que nunca se haya manifestado refleja la visión limitada de lo cultural. Políticos-legisladores basando su actividad en clave electoral y el sector en la consecución de resultados inmediatos.
Un proyecto de ley de esa naturaleza solo podrá ser asumido y representativo si en el mismo participan todos los sectores implicados –no solo los industriales- teniendo en cuenta los espacios existentes, la diversidad de los proyectos en desarrollo o en vías de desarrollar y la pluralidad nacional del Estado español.
Tras la promulgación de una ley de esas características sería precisa una Ley de Financiación y Planificación de la Cultura, que vaya más allá del simple mecenazgo. Normativa que tenga presente el desarrollo institucional, las necesidades de formación de los trabajadores culturales, que capacite para la creación, desarrollando canales de información permanentes y, por supuesto, facilite la financiación. Una normativa que obligue a todas las administraciones públicas a dedicar un tanto por ciento de sus presupuestos –como hace años recomendaba el Consejo de Europa- a la cultura para cumplir así el Artículo 44.1 de la Constitución. Una ley que se complemente con normativas y decretos detallando claramente el tipo de ayudas directas (subvenciones y premios), indirectas (préstamos, créditos, avales, supresión de tasas, reducciones temporales) y fiscales (IVA, desgravaciones, exenciones, incentivos, casilla en la declaración de la renta…), fomentando la cooperación cultural local, regional, nacional e internacional.
Una política cultural de estado, y no cortoplacista, debe de tener siempre presente la temporalidad y la complejidad laboral de la mayoría del sector. Promover la creación de un Fondo de Garantía Cultural que permita sacar de la precariedad a buena parte de los profesionales afectados por la temporalidad de la mayoría de sus trabajos.
Todo debe ser fruto del debate más amplio, plural y abierto con el objetivo de conseguir el máximo consenso. Mientras ello se produce se pueden promover una serie de medidas urgentes que ayuden a la financiación cultural. Un par de sorteos de lotería específicos al año, creación de Bonos Culturales desgravables, que parte del IVA aplicado a las telefonías móviles se destine a la cultura –ya que son las grandes beneficiadas por las descargas de productos culturales- o la inclusión de una casilla específica en la Declaración de la Renta, son solo algunas de las posibles medidas que se podrían empezar a valorar y desarrollar.
Tema relevante en la financiación cultural es la utilización de los espacios e infraestructuras públicos existentes. La cogestión es una vía a investigar. Además de contribuir a la racionalización de los recursos públicos permitiría sacar muchos proyectos adelante evitando la privatización de muchos equipamientos financiados con dinero público. Gestión compartida no basada en la eliminación de los recursos existentes sino en una mejor utilización de los mismos. Una reflexión sobre ello es imprescindible pero la dejamos para una posible próxima entrega.
Lo manifestado aquí solo son algunas ideas, con toda seguridad habrá muchas más y mejores. Una contribución que va más allá de lo inmediato y de lo más próximo a nuestro quehacer diario. Forma parte de esa ilusión que permite a las trabajadoras y trabajadores culturales levantarnos cada día pensando que la cultura es una herramienta de transformación, quizás por eso es tan ignorada y tan poco valorada  por gobernantes y mercaderes.

Rubén Caravaca Fernández y Yolanda Agudo López miembros de Fabricantes de Ideas / La Fábrica de Ideas

domingo, 18 de mayo de 2014

Vivir sin estar viviendo

Ayer, 17 de mayo de 2014, fue un día que marca. Las horas pasan, corren, acontecen historias que tienen que ver con la vida, con la de las personas cercanas y por supuesto con la propia. Madrid es una ciudad de vida, que no pierde su espíritu gracias a sus gentes, a pesar de gobernantes y gobiernos.

Despiertas con la noticia de que el concierto de Le Parody en Washington ha sido estupendo, una catarsis total en una ciudad compleja como pocas –opino de oídas-. A medía mañana se simultanean el Mayo Global en El Campo de Cebada -tres años del 15M- se presenta Pirineos Sur en Pau y vamos perfilando II Campus de Verano de El Campo, la singular universidad de verano del C4C_Colectivo

Es imposible separar lo profesional, lo personal, el trabajo, la amistad, el compañerismo, la acción, “la realidad y el deseo”.

Acudes al supermercado del 15M donde se muestran algunos de los productos realizados en estas tres temporadas y los que vendrán en un espacio breve de tiempo. Te encuentras con muchos conocidos y algunos amigos que no ves haces tiempo. Forman parte –no son ni mucho menos los únicos- que ayudan a mantener la esperanza, la ilusión.

Llama una conocida que creía en Buenos Aires para recordarme que hay una cita con La Mona Jiménez que actúa por primera vez en Madrid, a las veintiuna horas.

En La Cebada se suceden presentaciones, debates, micro abierto, talleres, conferencias. Es inevitable hablar de las próximas elecciones. Comparto charla con una amiga que se presenta como candidata de Podemos. Coincidimos en el análisis pero no en la salida o mejor en las salidas. No pasa nada o quizás pase mucho. Acostumbrados a que la política la desarrollen los profesionales de la misma y ante la crisis de representatividad actual nos encontramos con una cierta orfandad que hace que mucho de lo que se crítica vuelve a reproducirse en mayor o menor escala. Si la copia no mejora el original, es mejor quedarse con este último.

A lo anterior han contribuido análisis simplistas sobre sistema actual. Las propuestas suelen girar en recuperar parte de lo perdido en los últimos años, en el desarrollo sostenible, en políticas de progreso realizadas por progresistas, pero casi nadie cuestiona la raíz del problema: un estado al servicio del capital que se adapta a cada realidad concreta.

Estamos en pleno debate y Godín marca un gol para el Atlético de Madrid Quedan cerca de cuarenta minutos de angustia, de resistencia que al final se ven recompensada. Atleti y 15M unidos en el mismo grito Si se puede.

En la Sala Arena, nos recibí Pepo vestido de colchonero, al que conozco desde los tiempos del Rockola y la amiga argentina, hay unas quinientas personas. La Mona Jiménez parece estar actuando en alguna de sus grandes presentaciones su Córdoba (Argentina). Lo que ocurre debe ser estudiado por expertos en sociología urbana. Me es imposible describir lo acontecido en los noventa minutos de concierto.

Acaba, salimos, reponemos fuerzas y nos vamos a Neptuno Ciudad rojiblanca, gritos, cánticos, bufandas, banderas, camisetas… por todas las calles.

De retirada echo un vistazo a las redes sociales para ver que comentan sobre tan singular jornada.

Me encuentro con una noticia triste, muy triste No era una persona cercana, la conocía poco, habíamos coincido en tres ocasiones, pero desde la distancia sabía lo que hacía, su compromiso, el amor por su trabajo. Era importante para una persona cercana que sospecho no conoce la noticia, tendré que comentársela próximamente.

Un día intenso se dilata ante la realidad, el deseo es otra cosa.

Quizás vivimos sin estar viviendo. Tal vez, también, lleguemos tarde o simplemente no lo logremos.

sábado, 19 de abril de 2014

Celso Piña - "Macondo - 100 años de soledad"



"Ay Suiza patria querida" treinta y ocho años después

El disco Forgesound se publicó en 1976 presentándose en la Sastrería Gutiérrez.  

En el mismo participaron Julia y Rosa León, Teddy Bautista – quien le ha visto y quien le ve- Jesús Munarriz y Luis Eduardo Aute.

La canción que incluyo viene ni pintada casi cuarenta años después.




"Ay Suiza, patria querida"
Letra e intérprete: Luis Eduardo Aute


Con las maletas bien repletas de pesetas
Vuelo a Laussane una vez a la semana
pequeñas sisas pa que viajen mis divisas
que siempre el capital es internacional
Ser patriota no es sinónimo de idiota
yo la bandera la llevo en la billetera
me da canguelo si me huelo algún revuelo
y me sienta fatal la reforma fiscal

Ay Suiza Patria Querida
Ay Suiza de mis amores
Yo tengo una cuenta en Suiza
con muchísimos millones
Vivan las cuentas en clave
la fuga de capital
el tráfico de divisas
viva la Suiza neutral
viva la Suiza neutral
refugio de mi chequera
viva la banca extranjera
con capital nacional

A mí el futuro no me deja sin un duro
lo que he afanado ya lo tengo bien guardado
si la tortilla da la vuelta no me pilla
con una mano alante y con la otra detrás
Yo tengo en Suiza una cuenta muy maciza
es la vacuna que protege mi fortuna
Teniendo pelas no me quedo yo a dos velas
Viva el país de "iras y nunca volverás"


lunes, 7 de abril de 2014

Video de "Ratonera", nuevo tema de Amaral que carga contra la clase política


Revolución Sin Armas en la Comuna 13 de Medellín



La segunda ciudad de Colombia, considerada la más peligrosa del mundo hace años, la reinventan sus jóvenes a través de hip hop, cultura, educación y redes. Pero la guerra siempre es una amenaza. Las comunidades de no violencia son atacadas precisamente por no sumarse a las bandas delictivas de sus barrios.
El día 16 de octubre de 2002 las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y la Fuerza Aérea colombianas comenzaron a bombardear y disparar desde helicópteros, la calle y terrazas de casas humildes, la Comuna 13 de Medellín. 1.000 militares y cerca de 800 paramilitares causaron en torno a 70 muertos y más de 300 desaparecidos. La denominada “Operación Orión”, calificada como terrorismo de Estado, duró algo más de una semana y se desarrolló a los pocos meses de asumir la presidencia Álvaro Uribe Vélez. El exalcalde y exgobernador de Antioquia, el departamento cuya capital es Medellín, justificaba la acción como respuesta a las actividades de las FARC, la guerrilla más longeva de América Latina. El escenario, el mismo lugar donde operaban los Comandos Armados del Pueblo (CAP) y donde años antes Pablo Escobar reclutó a algunos de sus más fieles colaboradores, logrando la máxima movilidad para sus negocios, gracias a las licencias aéreas que le concedió el mismo Uribe cuando era Director de la Aeronáutica Civil, según cuenta la examante del famoso narco, la periodista y escritora Virginia Vallejo.
En 2013 la ciudad que fue considerada como la más peligrosa del mundo, fue galardonada en el concurso “City of the Year,” organizado por The Wall Street Journal, como la más innovadora del planeta. ¿Qué ha ocurrido? Puede parecer fruto de un proceso político donde factores medioambientales, culturales y educacionales, la mejora del transporte y los servicios públicos modifican la ciudad, pero es algo más complejo donde la sociedad civil tiene un significativo protagonismo.
En la mencionada Comuna 13, dividida en 15 barrios y siete sectores y situada en la zona occidental de la ciudad, se está produciendo una de las transformaciones más sugerentes de América Latina, protagonizada por su población más joven, muchos de ellos artistas. Se han manifestado y rebelado, han dicho no al narcotráfico, no a los paramilitares, no a los abusos del Estado y de la guerrilla, no a la corrupción y a los sicarios. Los nombres de sus armas: cultura, educación, formación, diálogo. Pueden cambiar no solo su destino, también el mundo. Lo saben, combaten por ello. Utilizan el hip hop como instrumento, como herramienta sediciosa. En la Comuna 13 luchar por la paz es lo más revolucionario. Música rap, grafitis reivindicativos, breakdance para ocupar las calles, DJs para remezclar lo antiguo y hacerlo nuevo. Vídeo, fotografía, cine, teatro, medios, radios comunitarias. Diseño de nuevos espacios, transformación de los existentes. Jeison Castaño “Jeihhco”, hip hoper y gestor cultural e integrante del grupo C15, señala “acupuntura cultural para construir grandes proyectos desde los puntos más cercanos”.
El festival Revolución Sin Muertos es un encuentro musical para no olvidar lo ocurrido, denunciar la violencia, pero también para crear redes y buscar puentes comunes de participación e integración. “Si la revolución te llevó a caminar, revoluciónate, deja las armas y a dialogar”, se escucha en uno de sus spots promocionales.

Semillas de Futuro es un colectivo que se denomina de agro-arte con el propósito de fomentar “la unión entre comunas, generar opciones de vida por medio de la siembra y el arte, unir la fuerza de la vida natural con la proyección artística”. Al mismo pertenecía Juan Camilo Giraldo “Morocho”, joven rapero de 14 años asesinado el pasado 12 de enero.
 
Se han creado escuelas de hip hop como la 4EE: Cuatro Elementos Eskuela (en la Comuna 4) y la Escuela de Hip Hop Kolacho. Esta última toma el nombre del fundador de C15 asesinado el 24 de agosto de 2009. Amigos y compañeros del grupo la han puesto en marcha “para promover la filosofía de la no violencia a través de los elementos básicos del hip hop con niños, niñas y jóvenes”. Cada día cuando acaba el horario lectivo, las escuelas no cierran sus puertas. Sus aulas acogen esta educación, no reglada, pero profundamente pedagógica y ciudadana. Alguna de estas escuelas cuentan con más de setecientos alumnos. El periodista y escritor Juan Mosquera comenta sobre esta realidad “así el germen de resistencia se esparce. Porque la cultura en mi ciudad ha sido herramienta de resistencia durante décadas”.

Yolanda Agudo López es responsable del proyecto Fábrica de Rimas, festival internacional de hip hop, en el que participan raperos y artistas relacionados con la cultura urbana –además de otras disciplinas– españoles, colombianos y marroquíes, que ya se ha presentado en Casablanca, en el Festival Pirineos Sur, Rabat y Medellín. “Pretendemos mostrar la cultura hip hop como arma de transformación social, difundiendo la labor de unos artistas, habitualmente silenciados por lo medios, dando voz a quienes no se la dan”.
 
La trascendencia de estas iniciativas hace que sus protagonistas estén en el punto de mira de los más violentos, al evidenciar que cada vez existen menos opciones para recabar jóvenes adeptos de la violencia. Por ello cada cierto tiempo toman medidas intimidatorias. Víctimas y verdugos en el mismo escenario. Los raperos por su papel diligente y por ser un ejemplo en el que muchos y muchas se miran, son objetivo preferente. En los últimos años, una docena han sido asesinados y algo más de medio centenar tuvieron que abandonar sus hogares refugiándose en lugares habilitados por la Alcaldía.

Jorge Melguizo fue Secretario de Cultura con los dos alcaldes, Sergio Fajardo y Alonso Salazar, que han transformado la ciudad, comenta lo siguiente desde México: “la muerte de los raperos no la veo como una determinación específica contra el movimiento ‘hoper’ o contra uno de sus colectivos en particular. La mayoría han sido en circunstancias que en Medellín hacen parte del dramatismo de ser joven y vivir en algunos de los barrios en los que el microtráfico intenta controlar todo lo que se mueva en ellos: el que sale de sus reglas termina expulsado o muerto. Es muy especial que la muerte de los raperos de Medellín sea noticia: antes no pasaba. Que la muerte de los raperos cada vez sea noticia nos habla de la importancia que ellos han tomado no solo en la vida cultural de la ciudad sino, también, en la construcción de nuevos referentes sociales en sus barrios”.
 
Mosquera comenta sobre ello: “Caer en el simplismo de quedarse con la primera línea del periódico que dice mataron un rapero (otra vez) asistimos a la naturalización del asesinato, nos acostumbramos a leer el cómo y olvidamos que la pregunta es por qué. Y en ese desvío se pierde el quién. Quién mata. Quién muere. Quién sigue. Y algunos confunden entonces el rap con culpa”. Melguizo insiste “no pasa lo mismo con las otras muertes de los muchos jóvenes que asesinan en Medellín: no son noticia” y es que la juventud tiene un protagonismo esencial en la ciudad.
 
Javier Brun es técnico de cultura del Ayuntamiento de Huesca y participa en múltiples manifestaciones educativas por Colombia: “Mi primera sorpresa, y admiración, fue ver a verdaderos líderes, chicos y chicas adolescentes, que desde el asociacionismo juvenil usan las actividades y la práctica cultural como prevención de la violencia en sus barrios”. Agudo López corrobora al técnico oscense: “es sorprendente ver la madurez de niños, niñas y niños jóvenes de 12, 13, 14 años, son un ejemplo”.

La capital paisa, Medallo, como es conocida en el país, cambia, se transforma, se reinventa. Sus habitantes no quieren estar presos en su propia ciudad, como habitualmente se reconocía. Ciudad viva gracias a unos dirigentes que han desarrollado iniciativas innovadoras utilizando la cultura, el medio ambiente y la recuperación del espacio público como ejes. Con una implicación ciudadana clave, con un papel determinante de los más jóvenes donde el hip hop ha recobrado su legítimo significado social y político. El mismo que se expandió por las calles de Nueva York inspirándose ideológicamente en los Black Panthers y en la contracultura urbana. En la Comuna 13 hoy resuenan las palabras de John Sinclair “la obligación de un revolucionario es hacer la revolución, la labor de un músico es hacer música, pero hay una ecuación que no debe pasarse por alto: la música es revolución”. Pero como señala Mosquera, “Balas que vienen, rimas que se van. Hay canciones que nunca más se escucharán igual”.