martes, 30 de marzo de 2010

El acto solitario (no, leer no; lo otro…)

La revista Arcadia es una de las más interesantes en el ámbito cultural de las que se editan en Colombia. A continuación reproduzco su último editorial, una reflexión sobre "internet, el sexo y las fantasías de los cibernautas", que se puede leer originalmente en:

www.revistaarcadia.com/opinion/articulo/el-acto-solitario-no-leer-no-otro/21828

Todos estamos de acuerdo: internet es un artefacto, un sistema, un universo extraordinario. Hoy por hoy todos los periodistas se preguntan cómo podían hacer su trabajo sin él. La banca también. La investigación académica, el comercio, las empresas. Así mismo, los amigos, los novios, los hijos que están lejos de sus padres, los padres que están lejos de sus hijos, consideran que internet es un poderoso vehículo de acercamiento y contacto.

Algunos pronostican que el problema de la propiedad intelectual, unido al problema del costo de los contenidos de calidad, acabarán por convertir internet en una mera red de contenidos basura y de comunidades virtuales. Twitter triunfará sobre Google. Los facebooks de moda, llámense como se llamen, tendrán sus primaveras, sus veranos y sus otoños, dependiendo de cómo suba o baje la marea de las modas. La prensa está llena de artículos sobre esas especulaciones.

Pero es curioso: hay un tema vedado. Cuando pensamos en internet, hablamos casi siempre de medios de comunicación, digitalización de libros, blogs y redes sociales. Y, si acaso, de venta en línea de productos. Pero dejamos siempre por fuera un asunto más o menos vergonzante (según el pudor convencional), que se cristaliza en el gremio económico más poderoso de la red global: el sexo.

En Alexa, la página web de análisis de tráfico en la red, está la lista, actualizada diariamente, de los 500 sitios más visitados del mundo. La mayoría de los sitios son buscadores. Unas cuantas redes sociales compiten con Youtube, Amazon y con un par de portales de compraventa. Pero en los 100 primeros puestos, hay solo tres medios de comunicación (BBC, CNN y The New York Times) mientras que seis portales de sexo están cómodamente ranqueados, y en mejores posiciones que los portales de noticias. (Sí, estamos en el negocio equivocado, pero eso ya lo sabíamos.)

Todo esto viene a colación porque este mes ha salido a la venta el dominio sex.com. y el precio base es la mágica cifra del millón de dólares. La subasta es un buen motivo para recordar la increíble historia de este dominio, muy bien contada hace ya unos años por la periodista Kieren McCarthy en el periódico The Guardian.

La historia, dice McCarthy, es digna de Homero: toda una batalla de Troya, por la hermosa Helena del sexo virtual, ese decorosísimo eufemismo para el viejo pecado de la masturbación. Y la batalla comenzó hace quince años, en octubre de 1995, cuando Garry Kremen, un judío norteamericano de clase media, se dio cuenta de que el dominio, que él había registrado hacía año y medio, ya no le pertenecía. El ladrón se llamaba Stephen Cohen, otro judío norteamericano de clase media. Pero poco tenían en común en realidad este par de personajes. Kremen había sido un niño brillante, con una carrera académica excepcional que incluía la Universidad de Stanford. Cohen, en cambio, era un desastre. Casi analfabeto, se había dedicado a una vida criminal gracias a un don espectacular para engañar y timar a la gente. Claro que para ello requería una inteligencia natural poco común, y con ella y su talento para la conquista, convenció a los proveedores del servicio de registro de dominios de ponerlo a su nombre. Es decir, logró robarse el dominio sex.com.

Lo que siguió fue una década entera de batallas legales, con episodios sórdidos y hasta robos de documentos jurídicos, una persecución policial, peleas con tiros incluidos, cuentas ilegales en islas paradisíacas y transacciones fraudulentas.

Al final, la batalla la ganó Kremen, pero aún no ha visto el primer centavo de los 65 millones de dólares que debía pagarle Cohen como compensación. Lo que hizo este último fue mover todo su dinero (estamos hablando de cientos de millones de dólares) a cuentas en paraísos fiscales entre el 2000 y el 2001 y mudarse a vivir primero a México y luego a Montecarlo, huyendo de la justicia.

Hoy, finalmente, Cohen está en la cárcel. Pero la noticia de la subasta este mes de sex.com y esta breve historia sirven para comprobar que internet y el sexo forman una dupla fantástica. Se llevan muy bien. Combinan. No en vano, el gran poeta inglés Philip Larkin dijo una vez: “Sex is too good to share with anyone else” (“El sexo es demasiado bueno para compartirlo con alguien más”). Y es cierto. En internet, nadie sufre de pánico escénico. En internet, nadie se angustia por el qué dirán. En internet, el cuerpo propio no es sometido a ningún escrutinio. En internet, toda perversión secreta puede ser satisfecha, por lo menos en el terreno de la fantasía. Pero es que sexo y fantasía secreta tienen profundos vasos comunicantes. Tan secreto sigue y seguirá siendo el universo sexual de los seres humanos, que apenas si se habla en los medios de comunicación del negocio que más dinero mueve en la red.

Cambio 16 cumple dos mil semanas en la calle

Con motivo del número 2.000 de la revista de Cambio 16, semanario decano de política, economía, cultura y sociedad, sus responsables han pedido a diversas personalidades (Príncipe Felipe, Presidente de Gobierno, Ex Presidentes, Presidentes del Senado y del Congreso, Presidentes de Comunidades Autónomas, Minist@s, líderes diversos…) y colaboradores una visión personal sobre la revista.

A continuación incluyo la mía;

Encuentros, fracasos y celebraciones

Realmente no recuerdo cuando conocí, leí, ojeé… por primera vez Cambio 16. Supongo que sería en 1974 o 1975. Era alumno de bachiller del Colegio Azorín de Madrid. Un año antes habíamos protagonizado la primera huelga de estudiantes de enseñanza media en un colegio privado. Un acto que tenía mucho de aventura, pero era la primera vez que compañeros, compañeras, amigas y amigos iniciábamos una acción que se desarrollaba con la presencia de la guardia civil en las aulas. Nuevo Diario fue el único periódico que nos mencionó, durante años guardé aquel recorte con orgullo. En alguna de mis mudanzas se extravió, fue mi primer contacto de proximidad con la prensa.

Sufrimos amenazas de retiradas de becas –no era mi caso– y expulsiones –sí lo era– por parte de la dirección, y sólo el apoyo de algunos padres, que después descubrimos sus implicaciones en luchas de más calado, nos permitió sacar adelante la reivindicación consiguiendo la readmisión del profesor expulsado que, por cierto, a nosotros no nos daba clase.

Podría calificar el año como el que crecimos vertiginosamente. Aquello nos unió. Compartimos ilusiones, aventuras, amores… y desde allí surgió una buena base del movimiento juvenil en nuestro distrito que luego se trasladaría a la organización de secciones locales de los diferentes partidos de izquierdas.

Conseguimos el respeto de nuestros hermanos mayores y que nuestros padres nos previnieran con regularidad de los líos en los que nos estábamos metiendo con el comentario habitual de “no está el horno para bollos”. Con catorce, quince años no éramos conscientes de lo que estaba pasando en el país. La falta de información y un futuro incierto hacía que lo nuestro tuviera una buena parte de inconsciencia, otra de incertidumbre y otra más, quizás la más importante, de actitud vital.

Aquellos lances cambiaron de manera radical cuando acudimos a una manifestación ilegal, como todas, contra las últimas penas de muerte del General Franco. Una de las mejores amigas acabó en los calabozos de la Puerta del Sol, seguramente cerca del actual despacho de Esperanza Aguirre, donde sufrió un trato vejatorio improcedente para cualquier persona, pero mucho más para una de tan corta edad.

De la aventura pasamos a la acción activa y de esta a la militancia. La detención nos marcó y, quizás, nos cambió la vida. Comenzamos a acudir a todo tipo de manifestaciones, concentraciones, recitales, jornadas y actos, sin importarnos quién los convocaba. No sabíamos lo que queríamos pero sí lo que no deseábamos. Aquel reducido grupo de estudiantes acabó enrolado en cinco organizaciones juveniles diferentes, lo que nos trajo fuertes discusiones con debates muy ideologizados, que con el tiempo nos dimos cuenta que poco tenían que ver con la realidad, y algún amor frustrado al no procesar los implicados la misma militancia juvenil.

Amigos y familiares mayores intentaban hacernos cómplices de su quehacer. Libros y revistas pasaban de casa en casa. El intercambio de material nos permitió acceder y conocer otras fuentes y realidades. Las copias musicales pasaban del vinilo al casete en un afán real de acceder a aquello que no nos estaba permitido por la escasez de libertad y de recursos. Aprendimos que hay realidades silenciadas, que la diversidad es un bien preciado. Aquella gratificante experiencia hoy no podría realizarse dada la cantidad de leyes que regulan y encorsetan la pluralidad. La política al servicio de la economía está limitando muchos de los derechos por los que nos ilusionamos, impidiéndonos acceder al conocimiento real y no sólo al superficial. La democracia por la que peleamos con ilusión juvenil se ha convertido en algo formal, un ritual convencional, comercial, que cada vez tiene menos que ver con aquello que anhelábamos. Los sueños juveniles poco a poco fueron desapareciendo, en parte por nuestra propia comodidad por dejar la acción pública a los profesionales de la misma.

No es de extrañar que muchas publicaciones como Triunfo, Posible, El Papus, Ciudadano, Destino… desaparecieran en la transición. En vez de ayudar a su consolidación en pro de una mayor calidad democrática, sucumbieron a la lógica de los mercados. Sólo se salvó Cambio 16.

Encuentros, fracasos y celebraciones (y II)

Como decía, no recuerdo cuál fue la primera vez que la leí. Sí memorizo alguno de sus secuestros, por infracciones muy graves a la Ley de Principios Fundamentales del Movimiento y a las Leyes Fundamentales, procesos como los de Manuel Velasco y Pedro Costa. Amenazas contra la redacción por comentar arrestos militares o contra la distribuidora de la revista. También la demanda de la publicación contra el diario ABC por injurias, solicitando una indemnización de cien millones de pesetas que se utilizarían a actividades de la Asociación de la Prensa de Madrid. Cómo no recordar aquella encuesta sobre la acción de gobierno de Arias Navarro que mostraba que el 49% estaban satisfechos o muy satisfechos con su gestión, considerado por un 30% como muy aperturista. Supongo que los millones y millones que después de la muerte del dictador manifestaron haber estado activos en contra del régimen, o no fueron encuestados o tuvieron capacidad camaleónica para estar en realidades tan dispares en tan poco tiempo y lugar.

De aquella época sólo guardo un ejemplar de la revista con un solo titular “La muerte”. Se trata de un número monográfico de noviembre de 1975 donde escribieron Hugh Tomás y Tuñón de Lara, con una portada totalmente lúgubre. Un ejemplar de una tirada que pasaba de los doscientos mil ejemplares, algo inaudito en la prensa política y cultural en la actualidad, lo que pone de manifiesto nuestro déficit democrático.

Para aquellos jóvenes que empezábamos a deambular por la vida, que teníamos pasión por lo público, la revista fue un referente continuo. Sigue contando con nuestro seguimiento y transcurridos los años colaboramos en la misma con orgullo de contribuir, a pequeña escala, de que todo aquello que creíamos no se ha derrumbado por completo.

Algunos formamos parte de los grandes perdedores de aquellos años, sintiendo la satisfacción de continuar manteniendo y defendiendo casi lo mismo con la experiencia de los años, el aprendizaje transcurrido y el camino recorrido. Nos sentimos orgullosos de las decepciones y fracasos que nos permiten vivir y participar en el deseo de un mundo diverso, plural y esperemos que mejor, alejado del que nos quieren imponer.

Nos prometen un mundo feliz a base de billetes de bajo coste, diseño de Ikea, compras semanales en el Carrefour y ventas a plazos en El Corte Inglés. El arte capitalista encumbra a un Warhol cuyo único mérito fue hacer buenas copias. Valerie Solanas quiso acabar con ese mercadeo usando la violencia extrema. Los Sex Pistols cambiaron el mundo y nunca recibieron una subvención, siendo denostados por las clases dirigentes que hoy compran sus camisetas mientras distribuyen nuestras vidas en función de sus intereses económicos, donde cultura y medios de comunicación son parte fundamental para el dominio ideológico. Todos se acuerdan del Chelsea Hotel con la maravillosa historia de amor de Leonard Cohen y Janis Joplin, pero nadie lo recuerda como el lugar donde moría acuchillada Nancy, la compañera sentimental de Sid Vicious. Indígenas, nómadas y trashumantes no reciben ninguna ayuda por conservar sus culturas y tradiciones mientras se acepta la expoliación de sus patrimonios culturales, comerciándose con los mismos, dictándose leyes que apoyan a los que fomentan el delito y comercian con lo ajeno, incluso denunciando y enjuiciando a los que han mantenido su patrimonio durante siglos. Todos somos responsables del asesinato de la cultura.

Hace dos siglos Nietzsche anunciaba la muerte de dios, mientras aquí seguimos permitiendo desmanes y abusos de los responsables de una iglesia continuamente subvencionada que está al margen de las leyes y que desde los pulpitos hace apología de la violencia de género, abusa de los menores en la intimidad, y cuyo máximo responsable se fotografía con orgullo con alguno de los dirigentes que están ayudando a construir una sociedad cada día más injusta. Un modelo que nada tiene que ver con el cristianismo primitivo, ni con lo defendido por sus primeros seguidores.

Cuando una revista cumple 2.000 números no queda más que felicitarnos. Debemos hacerlo porque en la misma hemos podido leer, escribir, escuchar las opiniones más dispares, diversas, plurales e incluso contradictorias. Porque la libertad de expresión ha primado. Por no haber sucumbido a autoridad, gobiernos, justicia, presiones económicas y mediáticos, y habernos permitido expresarnos, en un medio generalista, con la misma naturalidad, crítica y libertad que cuando lo hacemos en uno alternativo o en La Red. Esperemos que vuestro ejemplo y proceder perduren.

viernes, 26 de marzo de 2010

Tomaz Pandur habla sobre su versión de "Caligula" de Albert Camus

Excelente estreno ayer en la XII Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá.

Una adaptación muy especial, y espectacular, de "Caligula" de Albert Camus a cargo de los Teatros Pandur de Eslovenia y Gavella de Croacia, bajo la dirección de Tomaz Pandur uno de los directores más prestigiosos del mundo.

martes, 16 de marzo de 2010

Enemigos unidos por el Atleti


Nota publicada en:

http://futbolrebelde.blogspot.com/2010/03/enemigos-unidos-por-el-atleti.html

Peter Anderson es protestante y de Irlanda del Norte, mientras que Garreth Nunn es católico y de la República de Irlanda. Lo único que les une es su amor por el Atlético. Son abonados y siempre van juntos al Calderón.

Por J. Casáñez

AS

Peter Anderson y Garreth Nunn tienen muchas cosas que les separan, pero una que le une y que rompe todas sus diferencias. Peter es de Irlanda del Norte, protestante, unionista y del Rangers, mientras que Garreth es de La República de Irlanda, católico, republicano y del Arsenal. Sin embargo, cuando se conocieron en España el Atlético les juntó y ahora no hay domingo que no compartan en el Calderón. "Los dos trabajamos como profesores de inglés en la misma escuela. Un día en el metro empezamos a hablar de fútbol, de nuestro equipo, de la falta de fútbol profesional en Irlanda, del club al que animábamos en España... ¡Y descubrimos que los dos éramos rojiblancos! Da igual donde hayamos nacido, el Atleti nos juntó", comentan.

Son abonados desde hace tres años. "Peter me comentó que iba sólo a ver al Atlético. No lo podía creer y decidí ir con él", recalca Garreth. Reconocen que su primera experiencia en un estadio español fue en el del Madrid. "La primera vez que llegas a Madrid vas a su campo. ¡Pero me hice del Atleti porque el Bernabéu es como una biblioteca! No hay ambiente, es un silencio total. Estaba en la última fila y podía oír a los jugadores gritando. Luego vine al Calderón y dije: "Esto sí que es fútbol", asegura Peter.

En cuanto a sus diferencias por su lugar de nacimiento, Anderson le resta importancia: "Yo era soldado del ejército británico y quién me iba a decir a mí que iría al fútbol con un republicano". Nunn también opina así: "Mis amigos de Irlanda me preguntan que de qué parte de Belfast es Peter, pero yo les contesto que no importa. Simplemente, nosotros somos amigos y del Atleti".

Su amor por lo colchonero es tan grande que han montado un blog: madridatleticos.blogspot.com, e incluso Garreth se ha animado a escribir en una revista un artículo titulado: Daddy, why are we Atlético fans? (¿Papá, por qué somos del Atleti?): "Todos nos preguntan la razón de por qué tenemos estos colores. Este equipo es el más parecido a un inglés de los que hay en España. Existe una comunión entre grada y futbolista. El aficionado canta y disfruta". Para este año su deseo es claro: "Queremos ganar la Copa en el Bernabéu".

lunes, 15 de marzo de 2010

Las descargas ilegales, más legales que nunca


Noticia aparecida en:

www.cuartopoder.es/blogymedio/descargas/213

Un juez ha confirmado, vía sentencia, que las redes de intercambio de archivos entre particulares, también llamadas P2P, se encuentran dentro de la legalidad, ya que, al menos en lo que se refiere a la página www.elrincondejesus.com, “no supone distribuir, ni reproducir, ni comunicar públicamente obras protegidas”. La circulación de información en estas redes se produce sin necesidad de alojarla en servidores comunes, función que cumplen los propios ordenadores de los usuarios. La Sociedad General de Autores (SGAE) demandó al propietario de esta web por “la comunicación pública y reproducción de obras musicales del repertorio gestionado por la SGAE”. La resolución judicial ha dado la razón al demandado y oxígeno a los contrarios a cualquier traba legal para compartir sus archivos a través de la red, ya sean obras protegidas o no.

La sentencia está basada, sobre todo, en un enorme ejercicio de sentido común, aunque conviene decir un par de cosas sobre esto: ni la inocencia de esta cuestión es tan pura como pregonan algunos, ni el delito está tan claro como pretenden otros. No existe ninguna duda sobre el daño que esta actividad provoca a la creación cultural, con una disminución de ingresos muy preocupante en los últimos años y la apertura de hostilidades por parte de la industria en un esfuerzo por detener la sangría. Tienen razón los que acusan a La Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos de pretender llevarse por delante algunos derechos básicos en su cruzada contra las descargas, como la tienen los que acusan al sistema de poner en peligro su sustento. La demagogía contra la SGAE, ya sea por su poderío económico o las jubilaciones que concede a sus directivos, es sencilla. Lo ponen fácil. Pero bajo todo ese cruce de declaraciones salidas de todo y noticias sorprendentes, existe un verdadero problema en la protección de los derechos que tienen los creadores. No querer verlo, es negar la mayor. Volviendo a la sentencia, comentaba que está basada en el sentido común ya que no criminaliza la verdadera base de Internet, que son los enlaces. El hipertexto, que tanto nos ha dado y buenos quebraderos está provocando. Condenar a una de estas webs, que únicamente ofrecen vínculos a otros ordenadores de particulares donde está localizado el contenido, llevaría a una espiral que terminaría por hacer ilegal el buscador Google y otros similares. Al fin y al cabo, todos referencian enlaces para localizar una determinada información, sin almacenarla en su seno.

Con esta sentencia sobre la mesa, la iniciativa del Gobierno para tomar medidas preventivas y así poner a raya a este tipo de webs sufre un serio varapalo. Desde diversos ámbitos ya se está solicitando de nuevo al Ejecutivo que abandone esa vía, aunque desde el otro lado del Atlántico se pide precisamente más mano dura. El texto ofrece seguridad jurídica a la copia privada de contenido protegido si esta se produce sin ánimo de lucro. En definitiva, un tanto a favor de los que pelean por ese derecho, otro muy serio en contra para la industria, y un tremendo embrollo para el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, atrapado ahora entre varios frentes sin una salida clara.

viernes, 12 de marzo de 2010

Músicos por Chile


16 de marzo de 2010

Sala La Riviera

Apertura de puertas: 19:30 h.

Precio de la entrada: 15 euros

Venta de entradas: www.ticketmaster.es

Al igual que ocurrió con el terremoto que hace pocas semanas arrasó Haití, grupos españoles se reunirán el próximo 16 de marzo para celebrar un concierto benéfico bajo el lema “Músicos por Chile” en la sala La Riviera de Madrid. La intención no es otra que conseguir el mayor apoyo económico para reconstruir el país andino.

Los artistas confirmados hasta la fecha son: Christina Rosenvinge, Los Coronas, Cooper, Víctor Coyote, Zenet, Seguridad Social, Vetusta Morla y Trestrece. Además, queremos agradecer a todos los involucrados su apoyo y participación y dar las gracias también a toda la comunidad musical por su implicación en la organización de los conciertos. A los platos estará Pablito Arribas "Pichurra".

El concierto será retransmitido en direco por Radio 3 y presentado, entre otros, por Manolo Fernández de "Toma Uno”, Julio Ruiz “Disco Grande”, Virginia Díaz “Música es 3” y Jesús Ordovás.

Son muchos los que quieren aportar su granito de arena y, por ello, “Músicos por Chile” contará con el apoyo de numerosas entidades y organismos entre los que se encuentran: la Embajada de Chile, la Alianza de Municipios de la Zona Sur de Madrid (Ayuntamientos de Leganés, Parla, Fuenlabrada, Getafe y Alcorcón), Ayuntamientos de Mejorada del Campo y Aranjuez, Cruz Roja Española, Gibson...

Las entradas se pueden comprar anticipadamente en Ticketmaster, entidad que colabora con el evento y que no cobrará gastos de gestión.

La Sociedad General de Autores y Editores dona la recaudación de los Derechos de Autor generados en este evento a la recaudación final.

El dinero recaudado será gestionado íntegramente por la Embajada de Chile.

También hay una fila cero a disposición de todas las personas que quieran cooperar:

Banco Santander: 0049 1555 16 2610190325

Titular: Embajada de la República de Chile.

Más info:

MARCELA SAN MARTÍN

SALA EL SOL

www.elsolmad.com

http://www.facebook.com/pages/Musicos-por-Chile/338661231294?ref=ts

Mail: marcela@elsolmad.com

viernes, 5 de marzo de 2010

Elogio de la metamorfosis por Edgard Morin


Artículo aparecido en castellano en la revista digital La Factoría y originalmente en Le Monde.

www.revistalafactoria.eu/articulo.php?id=518

Cuando un sistema es incapaz de tratar sus problemas vitales, se degrada, se desintegra o bien es capaz de suscitar un metasistema en condiciones de ocuparse de sus problemas: se metamorfosea. El sistema Tierra es incapaz de organizarse para atender sus problemas vitales: peligros nucleares que se agravan con la diseminación y tal vez la privatización del arma atómica; degradación de la biosfera; economía mundial sin una verdadera regulación; retorno de las hambrunas; conflictos etno-político-religiosos que tienden a extenderse en guerras de civilización.

La amplificación y la aceleración de todos estos procesos pueden considerarse como el desencadenamiento de un formidable “feedback” negativo, proceso por el cual un sistema se desintegra irremediablemente.

Lo probable es la desintegración. Lo improbable pero posible es la metamorfosis. ¿Qué es una metamorfosis? Vemos innumerables ejemplos de ella en el reino animal. La oruga encerrada en una crisálida empieza un proceso simultáneo de autodestrucción y de autorreconstrucción, de acuerdo con una constitución y una forma de mariposa diferente de la oruga, aunque sigue siendo lo mismo. El nacimiento de la vida puede ser concebido como la metamorfosis de una organización físico-química que, al llegar a un punto de saturación, ha creado la metaorganización viva, la cual, aunque comporta las mismas constituyentes físico-químicas, ha producido cualidades nuevas.

La formación de las sociedades históricas, en Oriente Medio, en India, en China, en México, en Perú, constituye una metamorfosis a partir de un conglomerado de sociedades arcaicas de cazadores-recolectores, que ha producido las ciudades, el Estado, las clases sociales, la especialización del trabajo, las grandes religiones, la arquitectura, las artes, la literatura, la filosofía. Y todo eso también para lo peor: la guerra, la esclavitud. A partir del siglo XXI se sitúa el problema de la metamorfosis de las sociedades históricas en una sociedad-mundo de un tipo nuevo, que englobaría los Estados-nación sin suprimirlos, porque la persecución de la historia –es decir, las guerras– por Estados que poseen armas de aniquilación conduce a la casi destrucción de la humanidad. Mientras que, en opinión de Fukuyama, las capacidades creadoras de la evolución humana están agotadas con la democracia representativa y la economía liberal, debemos pensar que, al contrario, es la historia la que está agotada y no las capacidades creadoras de la humanidad.

La idea de metamorfosis, más rica que la idea de revolución, guarda su radicalidad transformadora, pero la relaciona con la conservación (de la vida, de la herencia de las culturas). Para ir hacia la metamorfosis, ¿cómo cambiar de vía? Aunque parece posible corregir ciertos males, es imposible frenar el desencadenamiento tecno-científico-económico-civilizador que conduce al planeta a los desastres. Sin embargo, la historia humana ha cambiado con frecuencia de vía. Todo empieza, siempre, por una innovación, un nuevo mensaje marginal, modesto, a menudo invisible para los contemporáneos. Así han empezado las grandes religiones: budismo, cristianismo, islam. El capitalismo se desarrolla como parásito de las sociedades feudales para progresar finalmente y, con la ayuda de las monarquías, desintegrarlas.

La ciencia moderna se ha formado a partir de algunos espíritus marginales dispersos –Galileo, Bacon, Descartes–, luego creó sus redes y sus asociaciones, se introdujo en las universidades en el siglo XIX, después en el siglo XX, en las economías y los Estados para convertirse en uno de los cuatro potentes motores de la nave espacial Tierra. El socialismo ha nacido en algunos espíritus autodidactas y marginados en el siglo XIX para convertirse en una formidable fuerza histórica en el XX. Hoy, todo hay que repensarlo. Todo debe recomenzar.

En realidad ha recomenzado, pero sin que se sepa. Estamos en la fase de los principios, modestos, invisibles, marginales, dispersos. Existe ya, en todos los continentes, una efervescencia creativa, una multitud de iniciativas locales, en el sentido de la regeneración económica, o social, o política, o cognitiva, o educacional, o ética, o de la reforma de vida.

Estas iniciativas no se conocen entre sí, ninguna administración las censa, ningún partido se entera de ellas. Pero son el vivero del futuro. Se trata de reconocerlas, de enumerarlas, de cotejarlas, de catalogarlas, y de conjugarlas en una pluralidad de caminos reformadores. Éstas son las múltiples vías que podrán, desarrollándose conjuntamente, conjugarse para formar la vía nueva, que nos llevará hacia la todavía invisible e inconcebible metamorfosis. Para elaborar las vías que se reunirán en la Vía, precisamos liberarnos de alternativas limitadas, a las que nos constriñe el mundo de conocimiento y de pensamiento hegemónicos. Así, resulta esencial, al mismo tiempo, globalizar y desglobalizar, crecer y decrecer, desenvolver y envolver.

La orientación globalización/desglobalización significa que, si es necesario multiplicar los procesos de comunicación y de universalización culturales, si es preciso que se constituya una conciencia de «Tierra-patria», es indispensable también promover, de forma desglobalizadora, el abastecimiento de proximidad, los artesanados de proximidad, los comercios de proximidad, la horticultura periurbana, las comunidades locales y regionales.

La orientación «crecimiento/decrecimiento» significa que es imprescindible impulsar el crecimiento de los servicios, las energías verdes, los transportes públicos, la economía plural –de la que deriva la economía social y solidaria–, el fomento de la humanización de las megalópolis, las agriculturas y ganaderías de granja y biológicas, pero decrecer las intoxicaciones consumistas, la alimentación industrializada, la producción de objetos desechables y no reparables, el tráfico automovilístico, el tráfico de camiones (en beneficio del transporte ferroviario de éstos).

La orientación desarrollar/interiorizar significa que el objetivo no es fundamentalmente el desarrollo de los bienes materiales, de la eficacia, de la rentabilidad, de lo calculable, es también el retorno de todos a sus necesidades interiores, el gran regreso a la vida interior y a la prioridad de la comprensión de los demás, del amor y de la amistad.

Elogio de la metamorfosis (y II) por Edgard Morin

No basta con denunciar. Necesitamos ahora enunciar. No basta con recordar la urgencia. Es necesario saber empezar también por definir las vías que conducirán a la Vía. A eso intentamos contribuir. ¿Cuáles son las razones de la espera? Podemos formular cinco principios de esperanza:

1.- El surgimiento de lo improbable.

La resistencia victoriosa en dos ocasiones de la pequeña Atenas frente a la formidable potencia persa, cinco siglos antes de nuestra era, fue altamente improbable y permitió el nacimiento de la democracia y de la filosofía. También fue inesperada la congelación de la ofensiva alemana frente a Moscú en el otoño de 1941, luego improbable la contraofensiva victoriosa de Yukov, empezada el 5 de diciembre y seguida el 8 de diciembre por el ataque a Pearl Harbor que hizo entrar a Estados Unidos en la guerra mundial.

2.- Las virtudes generadoras/creadoras inherentes a la humanidad.

Así como existen en todo organismo humano adulto células madre dotadas de aptitudes polivalentes (totipotentes) propias de las células embrionarias, pero inactivadas, también existen en todo ser humano, en toda sociedad humana, virtudes regeneradoras, generadoras, creadoras en estado latente o inhibido.

3.- Las virtudes de la crisis.

Al mismo tiempo que las fuerzas regresivas o desintegradoras, las fuerzas generadoras creadoras se despiertan en la crisis planetaria de la humanidad.

4.- La combinación de las virtudes del peligro:

«Allí donde crece el peligro crece también quien salva». La posibilidad suprema es inseparable del riesgo supremo.

5.- La aspiración multimilenaria de la humanidad a la armonía (paraíso, luego utopías, después ideologías libertaria/socialista/comunista, más tarde aspiraciones y revueltas juveniles de los años 1960). Esta aspiración renace en el bullicio de las iniciativas múltiples y dispersas que podrán alimentar las vías reformadoras, dedicadas a reunirse en la vía nueva.

La esperanza estaba muerta. Las generaciones viejas están desengañadas de las falsas esperanzas. Las generaciones jóvenes se lamentan de que no haya más razones como la de nuestra resistencia durante la Segunda Guerra Mundial. Pero nuestra razón lleva en sí misma su contraria. Como decía Vassili Grossman de Stalingrado, la mayor victoria de la humanidad era al mismo tiempo su mayor derrota, porque el totalitarismo estalinista resultaba vencedor. La victoria de los demócratas restablecía al mismo tiempo su colonialismo. Hoy, la causa es inequívoca, sublime: se trata de salvar a la humanidad.

La verdadera esperanza sabe que carece de certeza. Es la esperanza no en el mejor de los mundos, sino en un mundo mejor. El origen está ante nosotros, decía Heidegger. La metamorfosis sería efectivamente un nuevo origen.

Edgar Morin.

Sociólogo. Director emérito de investigaciones del CNRS. Presidente de la Agencia europea de la UNESCO para la cultura y presidente de la Asociación para el pensamiento complejo.

Le Monde. 10 de enero de 2010.

Nuevo número de Ritmos del Mundo

Ya ha salido el número 15 de la revista Ritmos del Mundo.

La portada es de Salif Keita que corresponde a una entrevista que le ha realizado la amiga Céline Gesret. El tema central está dedicado a “Colombia y su riqueza musical”. Se incluyen artículos, entrevistas… sobre Angélique Kidjo, Kimi Djabaté, Amparo Sánchez, En Ruta por Etiopía, Petra Montercorvino, Jacob Edgard, Kyle Eastwood, Cristina Pato, Aljub + Krama, Lila Down, Rafael Riquini, Ramón López… y las secciones de noticias, biblioteca, discos, la claqueta, en directo, viajes. Incluye también las columnas de opinión de Jordi Turtos, Jordi Bianciotto y la mía “El que no soporta una crisis, todo el tiempo estará en crisis”.

Presentación "La fascinante aventura de vivir" el nuevo disco de Entre Coche y Andén


Pinchar en la imagen para ampliar